Etiquetas

, ,

Annie Moore, procedente del Condado de Cork (Irlanda) fue la primera persona registrada en el Centro de inmigración de Ellis Island.


Ocurrió el 1 de enero de 1892, fecha en la que se inauguró en Ellis Island la instalación por la que debían pasar, a partir de ese momento, todos los inmigrantes que llegasen a Nueva York.

Annie viajaba con sus dos hermanos menores, Philip y Anthony, a bordo del Nevada. Los tres viajaban a Nueva York para reunirse con sus padres, Matthew y Julia Moore y su hermano mayor, que habían emigrado a América dos años antes. Annie y sus hermanos viajaban en tercera clase, hacinados en una sala junto a muchas otras personas. El barco estaba atestado y la comida era bastante escasa.

El 1 de enero de 1892, doce días después de partir desde la costa irlandesa, el barco llegó a Nueva York. Cuando avistaron La Estatua de la Libertad las lagrimas y las muestras de júbilo estallaron en el barco.

A su llegada, el capitán les comunicó que el buque atracaría en Ellis Island. Todos los que se encontraban en buen estado de salud podrían rellenar formularios para permanecer en Estados Unidos.

Annie fue la primera persona en descender del barco. El coronel John B. Weber, primer Superintendente de la isla de Ellis, se acercó a ella y le entregó una moneda de oro de 10 dólares. La joven inmigrante no sabia lo que ocurría,  nunca había visto tanto dinero junto. Más tarde le explicarían que ella había sido la primera inmigrante que había entrado a Estados Unidos a través de la Isla de Ellis. Annie cumplía 15 años ese mismo día. Algunas fuentes aseguran que en realidad tenia 17 años. La historia del cumpleaños podría haber sido una invención de la prensa de la época.

Hasta su muerte en 1924, una mujer llamada Annie Moore, quien murió  en Fort Worth, Texas,  aseguró ser  la primera persona en llegar a Ellis Island. En 2006,  una genealogista descubrió la farsa mientras investigaba para un documental. En realidad había nacido en Illinois.

La verdadera Annie Moore nunca abandonó Nueva York, y vivió con su familia en el número 32 de Monroe Street, en el Lower East Side de Manhattan. Se casó en 1895  con el inmigrante alemán Joseph Augusto Schayer, un estibador del Mercado Pesquero de Fulton , con quien tuvo once hijos.

Annie murió de una insuficiencia cardíaca el 06 de diciembre de 1924. Su cuerpo descansa, junto a cinco de sus hijos, en  el cementerio Calvary, en Queens. Su tumba fue identificada en septiembre de 2006.

El 11 de octubre de 2008, se colocó en presencia de sus descendientes, una cruz celta irlandesa sobre su tumba.

En Ellis Island, el lugar por donde entró al país y cómo homenaje a todos los inmigrantes que llegaron a Nueva York, se erigió una estatua de bronce con su efigie.

Una escultura similar, esta vez acompañada de sus hermanos, puede encontrarse en Cobh, Irlanda, donde comenzaron su viaje.