Creado en 1971 por la Fundación Greenacre y diseñado por Hideo Sasaki y Harmon Goldstone, el Parque Greenacre pretende proporcionar una sensación de serenidad dentro del caos de la ciudad.

Un bello oasis situado en la calle 51 entre las avenidas segunda y tercera. El parque dispone de una impresionante cascada de 25 metros y un stand para comprar bocadillos, yogures y zumos de fruta fresca. Cuenta con cómodas mesas y sillas,  y una gran variedad de flores como: hortensias, azaleas y lirios.

Este parque nunca hubiera existido sin la férrea voluntad de Abby, la hija mayor del multimillonario y filántropo John. D. Rockefeller Jr, que deseaba crear momentos de serenidad en este mundo tan convulso“.