Etiquetas

, ,

La decoración del vestíbulo principal del edificio Chrysler es digna de admiración: lámparas de araña, azulejos, ornamentos fabricados en acero inoxidable. Todo ello al más puro estilo Art Deco.

Lo más impactante, la impresionante pintura que decora el techo de casi 1000 metros cuadrados y que, en el momento de la inauguración del edificio, era el fresco de mayor tamaño de Estados Unidos. 

Hoy en día, por motivos de seguridad, el vestíbulo es la única zona del edificio “visitable” por los turistas. Está permitido hacer fotografías. La filmación de vídeo está terminantemente prohibida. 

Los murales que decoran sus paredes hacen referencia al transporte, la industria y la construcción.

 

Durante las renovaciones de los años 1978 y 1979, el vestíbulo fue revestido de granito, mármol y acero.

Zona de ascensores

 

El propio Chrysler aparece representado en uno de los murales.