Etiquetas

,

Carrie

¿Te imaginas estar tomando un café y que de repente, tras una discusión entre clientes, los objetos que te rodean comiencen a moverse por sí solos?. Esto mismo fue lo que sucedió en ‘Snice Manhattan’, una cafetería situada en West Village.

Una chica se encuentra trabajando con su portátil. Accidentalmente, un cliente la golpea derramando su vaso de café sobre el ordenador. La chica, fuera de sí, utiliza sus ‘poderes’ para estrellar al hombre contra la pared. No contenta con esto comienza a gritar mientras desplaza todos los objetos que se encuentran a su alrededor: mesas, sillas, libros…

En realidad, se trata de una elaborada broma con cámara oculta. El “espectáculo” forma parte de la promoción de la nueva película “Carrie”, un remake del clásico de terror de 1976, basado en la novela homónima de Stephen King.

Thinkmodo, una empresa neoyorquina especializada en marketing viral, es la responsable. Mientras un equipo colocaba las cámaras ocultas e instalaba una pequeña sala de control en el sótano, un segundo equipo preparaba los efectos sobre los objetos: libros, mesas, sillas, y cuadros.

Una vez que los efectos estaban preparados, era el momento de colocar “extras” como clientes. Estos habían recibido previamente instrucciones para reaccionar como si estuvieran presenciando las cosas por primera vez. A medida que los desprevenidos clientes esperaban sus pedidos junto a la barra, comenzaba la acción. “Carrie” (interpretada por la actriz Andrea Morales) levanta al hombre gracias a un cable oculto en la falsa pared. Las mesas y el resto de objetos son controlados por control remoto.

Esta nueva versión, protagonizada por Chloe Moretz y Julianne Moore llega a las pantallas estadounidenses el próximo 18 de octubre. Se estrenará en España el 5 de diciembre.