Etiquetas

,

Sucedió hace casi dos años, el 28 de junio de 2013. Sin embargo, ha sido ahora, con la difusión a través de Internet de un vídeo grabado aquel día, cuando los hechos se han difundido de forma masiva. Esta es la historia de lo que sucedió una calurosa tarde de verano.

18:00. Hora punta. Entre los pasajeros de un abarrotado vagón de metro, se encuentra una vendedora ambulante de flores con su carrito. Un hombre que viajaba en ese vagón le pregunta por cuanto vende las flores. Esta le contesta que las vende a un dólar cada una.

Sin vacilar, el desconocido saca el dinero suficiente para comprar las 140 rosas que la vendedora lleva en su carro. La única condición que le pone es que no las vuelve a vender, sino que las regale a quien las quiera y pase el día haciendo algo bonito.

El generoso pasajero desciende del tren en la siguiente estación.

Muchos neoyorquinos, que han conocido la historia a través de las redes sociales, se preguntan acerca de la identidad de este joven desconocido.