Etiquetas

,

 ¿Os imagináis subir al observatorio situado en la planta 86 del Empire State y encontrar un coche aparcado?

Pues bien, esto mismo fue lo que vieron miles de personas en 1965.

Esta es su historia:

En 1965, el Ford Mustang era el automóvil más vendido en Estados Unidos. Al director general del  Empire State Building se le ocurrió una idea; subir un Ford Mustang hasta el observatorio situado en la planta 86 del rascacielos.

La dirección de Ford estuvo de acuerdo y envió a un equipo para tomar  medidas de los pasillos, puertas y ascensores del rascacielos. Se determinó que un Mustang convertible  del 66 podia ser desmontado en cuatro secciones principales y transportado hasta la planta 86 del edificio a través de los ascensores. Una vez allí, se volverían a ensamblar todas las piezas.

Durante tres semanas, el equipo de mecánicos, estuvo ensayando la operación en la factoría de Dearbon. A las 10:30 horas del 20 de octubre de 1965, un equipo de mecánicos de Ford, ataviados con monos blancos, comenzaron a desmontar el vehículo en el exterior del Empire State Building, en la calle 33.

Todo transcurría sin problemas hasta que el equipo descubrió que la columna de dirección era 64 milimetros más alta que el ascensor. Después de varias maniobras, la pieza fue introducida en el ascensor.

 A las 16:30 , el automóvil fue montado en la terraza-observatorio de la planta 86. Una vez colocado el Mustang en la terraza, un helicóptero captó esta fotografía:

Esa misma mañana, el Mustang fue desmontado de nuevo y trasladado a la zona acristalada previa al observatorio.Los visitantes que subían hasta el mirador se sorprendían al encontrarse con el vehículo y pensaban que había llegado hasta allí izado por un helicóptero.

Cinco meses después, el 16 de marzo de 1966, el coche fue desmontado de nuevo y retirado del edificio.

Imágenes: ESB / Ford.