Etiquetas

, ,

Grullas de papel en recuerdo a  Sadako Sasaki - St. Paul's Chapel (Nueva York)

Grullas de papel en recuerdo a Sadako Sasaki – St. Paul’s Chapel (Nueva York)

Hoy se conmemora el 69 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica que acabó con la vida de cientos de miles de personas en la ciudad japonesa de Hiroshima.

Si viajáis a Nueva York y visitáis la Capilla de San Pablo, seguro que os sorprendéis, al ver en su interior, cientos de grullas de papel entrelazadas entre sí. Su historia está directamente relacionada con Sadako Sasaki, una niña japonesa que tenía solo dos años de edad cuando la bomba atómica fue arrojada sobre Hiroshima, su ciudad.

Nueve años después del bombardeo, se le detectó leucemia causada por la irradiación de la bomba. En el hospital, una amiga suya le trajo una grulla de papel y le contó su historia: Los japoneses creen que la grulla vive mil años. Cuenta una leyenda que si una persona enferma y hace mil grullas de papel, los dioses le concederán su curación.

Sadako se puso a hacer grullas de papel con mucho entusiasmo, con la esperanza de curarse. Por desgracia, falleció en octubre de 1955 después de haber hecho 644 grullas de papel. En homenaje a ella, sus amigos y compañeros continuaron su misión e hicieron el resto hasta completar las mil grullas.

Hoy en día, la estatua de una niña sosteniendo una grulla dorada, recuerda a Sadako en el Parque de la Paz, en Hiroshima.

Cada año gente de todo el mundo hace grullas de papel y las manda a Hiroshima. El 6 de agosto, “Día de la Paz”, los niños de la ciudad cuelgan las grullas en el monumento con la esperanza de transmitir este mensaje a todo el mundo:

”Este es nuestro llanto. Esta es nuestra oración. Paz en el mundo.”