Etiquetas

, ,

Bethesda Fountain Central Park

Bethesda Terrace. Imagen: Aurelien Guichard

Hoy visitamos Bethesda Terrace (Terraza Bethesda), considerada el corazón de Central Park. La construcción de este espacio estaba prevista desde los inicios del parque.

Cuando en 1858Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, se presentaron al concurso de ideas con su Plan Greensward, ya estaba contemplaba la creación del mismo.

Su función era unir la zona conocida como ‘The Mall’ con el lago, mediante un pasaje subterráneo. De la misma forma, escaleras a dos niveles permitían la creación de un paseo superior para el uso de carruajes y peatones. Los arquitectos diseñadores del parque la denominaron “La Terraza del Agua”, debido a su ubicación junto al lago y la gran fuente colocada en su centro.

Terrace plan 1862

La construcción de Bethesda Terrace ya estaba prevista en el Plan Greensward

Popularidad y decadencia 

Bethesda Terrace se convirtió rápidamente en un lugar de paseo y picnic muy frecuentado. En un primer momento por personas de la alta sociedad, pero muy pronto también por el resto de ciudadanos.

terrace 1890

Bethesda Terrace alcanzó rápidamente una gran popularidad. Las fotografías pertenecen a los años 1890 y 1894.  Archivo Biblioteca Pública de Nueva York

Bethesda Terrace alcanzó rápidamente una gran popularidad. Las fotografías pertenecen a los años 1890 y 1894. Archivo Biblioteca Pública de Nueva York

Durante la década de los 60 del pasado siglo, esta zona fue lugar de reunión y encuentro para la numerosa comunidad hippie.

En los años 70, la grave crisis económica que sufría la ciudad redujo drásticamente el presupuesto para limpieza y mantenimiento destinado al parque. Este lugar, frecuentado por millones de turistas cada año, se convirtió en un punto de venta y consumo de droga.

La fuente, sin agua y cubierta de Grafitis, durante la década de los 70.

La fuente permaneció sin agua y cubierta de Grafitis durante la década de los 70.

Numerosos grupos ciudadanos levantaron su voz ante esta situación. Uno de estos grupos, el Central Park Community Fund, solicitó al ayuntamiento la creación de una oficina encargada de supervisar la gestión de Central Park. En 1979, el por aquel entonces alcalde, Ed Koch, abre la Oficina de Administración de Central Park.

Al año siguiente, en 1980, se crea la Central Park Conservancyuna entidad privada sin ánimo de lucro encargada de gestionar el parque. Dicha entidad tiene un contrato con el Departamento de Parques y Ocio de la ciudad de Nueva York.

En los siguientes años, se lleva a cabo un ambicioso plan para renovar el parque. Bethesda Terrace fue el punto de partida. La fuente fue restaurada y las balaustradas que adornan las escaleras recuperaron los elementos que habían sido deteriorados como consecuencia de los actos vandálicos. Del mismo modo los azulejos que adornan el interior del pasaje subterráneo fueron limpiados y restaurados entre 1987 y 2007.

También el entorno fue renovado. Se plantaron cincuenta nuevos árboles, 3.500 arbustos y más de 3.000 plantas nativas de los Estados Unidos.

Fuente de Bethesda y Ángel de las aguas

Esta fuente conmemora la puesta en servicio del acueducto de Croton, la infraestructura hidráulica inaugurada en 1842 que permitió a los neoyorquinos disponer de agua potable.

Bethesda_Fountain03La escultura de bronce, de estilo neoclásico, que corona la fuente tiene una altura de casi 2,5 metros. Representa una figura femenina alada que, mientras con su mano derecha bendice simbólicamente el agua de la fuente, la izquierda, porta un lirio, como símbolo de pureza de las aguas.

El conocido como ‘Ángel de las aguas’ fue esculpido por la artista Emma Stebbins, la primera mujer en crear una escultura pública en la ciudad de Nueva York. Esta obra escultórica es también la primera erigida en Central Park.

La base de la fuente fue diseñada por el arquitecto Calvert Vaux, con cuatro querubines de 1,20 metros de altura situados a los pies del ángel y que representan la paz, la salud, la pureza, y la templanza. Estas figuras alegóricas fueron diseñadas por Jacob Wrey.

En el folleto editado en 1873 con motivo de la inauguración de la fuente, la escultora cita un verso bíblico del Evangelio de San Juan, capítulo 5, donde un ángel bendice la piscina de Bethesda, otorgándole de esta forma poderes curativos. 

“Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta del ganado, una piscina que se llama Bethesda…”

Stebbins quiso de esta forma crear una alegoría recordando lo que significó la llegada del agua potable a Nueva York para la salud de los neoyorquinos.

Desde entonces, tanto a la fuente como a la zona que la rodea se le conoce como Bethesda. Se dice que junto con la Fontana de Trevi (Roma), es la fuente más fotografiada y filmada del mundo. Es muy habitual su aparición en películas y series de televisión.