Etiquetas

,

Grand Central Terminal-1913

Tal día como hoy, hace cien años, se inauguraba Grand Central Terminal. Tras más de diez años de obras, la terminal (no estación) ferroviaria más grande del mundo, abrió sus puertas un 1 de febrero de 1913.

Actualmente, Grand Central es uno de los edificios más queridos por neoyorquinos y visitantes. Por mi parte, como buen aficionado al mundo ferroviario, siempre he visitado la terminal durante mis primeras horas de estancia en Nueva York.

A lo largo de su historia, Grand Central ha tenido que hacer frente a varios obstáculos. Incluso, en la década de los 50 del pasado siglo, vio peligrar su futuro. Con la proliferación del coche y el aumento de los precios del suelo en Manhattan se contempló la posibilidad de derribarla. Numerosos colectivos ciudadanos, liderados por la ex primera dama estadounidense Jacqueline Kennedy Onassis consiguieron salvar el edificio. Para asegurar su viabilidad económica, se incluyeron zonas comerciales en su interior y se vendió el edificio que se había construido en su parte trasera, actualmente el rascacielos MetLife y anteriormente conocido  como edificio Pan Am.

La zona comercial otorgo una nueva vida a la terminal. Más de 750.000 personas pasan a diario por el edificio para viajar en tren o metro, comprar en sus tiendas, comer en sus restaurantes o fotografiarse en el Main Concourse, el impresionante vestíbulo de 1.100 metros cuadrados.

Grand Central Terminal - Vestíbulo

En diciembre de 1976, Grand Central Terminal fue incluida en el  Registro Nacional de Lugares Históricos.

En numerosas ocasiones, Grand Central se ha transformado en plató de cine. En la terminal se han rodado escenas de películas que han pasado a la historia del cine. Por ejemplo, “Con la muerte en los talones”, dirigida por Alfred Hitchcock y protagonizada por Cary Grant y Eva Marie Saint.

Por cierto, a pesar de lo que muchas personas creen, la famosa escena de “Los intocables de Eliot Ness”con un carrito de bebe cayendo por una escalera, no está rodada en Grand Central. Se grabó en la Union Station de Chicago 😉

Alfred Hitchcock, durante el rodaje de "Con la muerte en los talones" en Grand Central Terminal.

Alfred Hitchcock, durante el rodaje de “Con la muerte en los talones” en Grand Central Terminal. (1958)