Etiquetas

, , ,

Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir

Miles de personas recorren hoy los cinco distritos que conforman la ciudad de Nueva York (Manhattan, Bronx, Queens, Brooklyn y Staten Island) durante la celebración de la Maratón. Otros tantos, como espectadores, muestran su apoyo a los esforzados participantes.

Nuestro paseo de hoy nos lleva a un lugar donde habitualmente entrenan muchos de esos corredores: Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir.

 Construido entre 1858 y 1862, el Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir ocupa una superficie de 43 hectáreas y cubre casi toda la anchura del parque. De sur a norte se extiende desde las calles 85 a la 96.

Este antiguo embalse tiene una profundidad de más de 12 metros y almacena 3.800.000m³ de agua. Diseñado por Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux (arquitectos del parque) su función era suministrar agua a la ciudad durante las dos semanas al año que el Acueducto Croton permanecia fuera de servicio por mantenimiento. Estuvo al servicio de la ciudad durante 131 años, hasta 1993.

En 1994, el embalse fue rebautizado en honor a  Jacqueline Kennedy. Se reconocía de este modo sus contribuciones a la ciudad que la vio nacer. “Jackie” solía correr por la zona y vivió hasta su muerte en un apartamento situado a pocos metros de distancia, en la Quinta Avenida.

Corredores y amantes de las aves

¿Recordáis a Dustin Hoffman en la película Marathon Man?

El perímetro del embalse está habilitado para la práctica del running con una distancia de 2,54 km. Si os amináis, debéis saber que es norma correr siempre por la derecha y en sentido de las agujas del reloj.

La pista para corredores fue reabierta el 27 de mayo de este año tras una profunda renovación en la que se han invertido tres millones de dólares. Anteriormente, en 2003, la alta y antiestética valla que rodeaba el embalse fue sustituida por la actual de hierro fundido, de tan solo 1,22 metros de altura y que permite tener unas estupendas vistas del entorno.

Esta zona es también lugar de encuentro y de avistamiento para muchos amantes de la ornitología. Garzas, garcetas, fochas, somormujos, patos… viven en este reducto natural.